Preguntas Frecuentes
 

¿Cuál es la misión de JUNJI?

La misión de JUNJI es otorgar educación parvularia pública de calidad y bienestar integral a niños y niñas preferentemente menores de cuatro años, priorizando en aquellos que provienen de familias que requieren mayores aportes del Estado tendiendo a la universalización, a través de diversos programas educativos con una perspectiva de territorialidad; desde una visión de sociedad inclusiva y de niños y niñas como sujetos de derechos; y que reconoce las potencialidades educativas de sus contextos familiares, sociales y culturales incorporándolas para dar mayor pertinencia a sus aprendizajes.

¿Cuáles son sus ejes de gestión?

  • Calidad en educación
Desarrollar procesos educativos de calidad que favorezcan en los párvulos el logro de "aprendizajes significativos" en el marco de los énfasis de la política pública de educación, a través de la provisión de servicio educativo, diseño e implementación de programas educativos, trabajo con familia, supervisiones, capacitaciones, entre otros. 
  • Bienestar integral
Promover ambientes bien tratantes y favorables para el desarrollo integral de los niños y niñas; y el bienestar laboral de las funcionarias y funcionarios, a través del mejoramiento de climas, desarrollo de capacitaciones y estrategias específicas para el buen trato. 
  • Gestión integrada
Desarrollar una gestión técnica y administrativa integrada (a nivel nacional, regional y territorial) que pone en el centro las necesidades y demandas de los programas y jardines infantiles, orientada a procesos y resultados sostenibles en el tiempo. 
  • ​Aumento cobertura
Avanzar en el acceso universal hacia una educación inicial de calidad para todos los niños y niñas, en espacios educativos enriquecidos y que respondan a las particularidades y necesidades de las familias, párvulos y territorios, a través de la ampliación de cobertura y construcción de nuevas salas cuna y niveles medios.
  • Liderazgo técnico pedagógico

Potenciar el liderazgo educativo de los equipos directivos y pedagógicos, a partir de la experiencia y saber institucional acumulados, contribuyendo al fortalecimiento de la educación inicial pública y de calidad, generando estudios, publicaciones, conocimientos y capacitaciones a terceros.​

¿Cuáles son los programas educativos de JUNJI?

Los programas educativos de la JUNJI están presentes en todo Chile. A través de ellos, la institución entrega educación de calidad, oportuna y pertinente que propicia aprendizajes relevantes y significativos en función del bienestar y el desarrollo del párvulo como persona que se vincula con su medioambiente sociocultural y natural.

Los programas han sido creados según las necesidades particulares de los párvulos y de sus familias. Además, considera el rol protagónico y activo de los niños y niñas y el de mediador de los adultos involucrados en el proceso de aprendizaje, propiciando formas más modernas de aprender y de enseñar. Cada uno de ellos hace suyos los fundamentos, principios y propósitos de la Reforma Curricular de la Educación Parvularia, como respuesta a las demandas de la sociedad chilena contemporánea. Los programas educativos son los siguientes:

1. Programa Jardín Infantil

Se implementa en establecimientos educativos, atiende párvulos de 0 a 4 años. Integra a niños y niñas con necesidades especiales. Es administrado directamente por JUNJI o bajo la modalidad de traspaso de fondos a municipios o entidades sin fines de lucro. Se encuentran ubicados en zonas urbanas y semiurbanas. Funciona once meses del año en jornada completa y ofrece el servicio gratuito de alimentación.

2. Programa Alternativo de Atención

De carácter presencial, bajo la responsabilidad de una técnico en educación parvularia. Atiende diariamente a niños y niñas desde los 2 años hasta su ingreso a la educación básica. Ofrece intención integral gratuita, que comprende educación, alimentación atención social. Considera a la familia como actor clave del proceso educativo y se localiza preferentemente en sectores rurales y semi urbanos.

  • Jardín Infantil Familiar: Funciona en media jornada, a cargo de una técnico que trabaja diariamente con las familias de los niños y niñas.
  • Jardín Laboral: Está destinado a niños cuyas madres trabajan y se organiza de acuerdo a sus necesidades, ofreciendo según el caso, extensión horaria y alimentación.
  • Jardín Estacional: Destinado a hijos de madres que realizan trabajos temporales preferentemente en áreas productivas de la fruticultura, agroindustria, pesca y turismo. Funciona durante tres o cuatro meses del año en verano.
  • Jardín Infantil Intercultural: Diseñado para niños entre 2 y 5 años de edad pertenecientes a los pueblos originarios Aymara, Atacameño, Colla, Rapanuí, Mapuche, Pehuenche, Huilliche, Kawashkar y Yámana. Se aplica un currículum intercultural, correspondiente a cada etnia.
  • Programa de Mejoramiento de Atención para la Infancia (PMI): Destinado a niños en situación de vulnerabilidad. Funciona en espacios comunitarios con la participación de las familias y agentes culturales, quienes, con apoyo de profesionales JUNJI, les brindan, solidariamente, educación y cuidado.

3. Programa para la Familia

Se caracteriza fundamentalmente porque la familia, en su propio hogar, es la protagonista del proceso educativo de sus hijos. Los hogares de los párvulos se convierten en espacios educativos, pues los padres o familiares cercanos son quienes guían los procesos de aprendizaje con la asesoría de educadoras de párvulos y materiales de apoyo.

  • Programa Comunicacional: Dirigido a niños que no asisten a programas formales de educación parvularia. Se desarrolla a través de transmisiones radiales, que son complementadas con guías educativas para las familias.
  • Programa Conozca a su Hijo (CASH): Capacita a madres de sectores rurales como educadoras de sus hijos menores de 6 años, que por vivir en áreas de alta dispersión.

 ¿Qué se entiende por Buen Trato?

Chile entiende que un derecho inalienable de niños y niñas es el de ser bien tratados. Por ello, la JUNJI promociona el buen trato hacia sus párvulos; es decir, el bienestar, la salud y el desarrollo integral de los niños, a fin de que crezcan sanos y a futuro sean adultos que, a su vez, respeten a los más pequeños.

 

¿Qué es un jardín infantil?

Todo establecimiento que reciba durante el día niños y niñas, desde los 84 días hasta la edad de su ingreso a la Educación General Básica y les proporcione atención integral que comprenda alimentación adecuada y educación correspondiente a su edad.

¿Cómo instalar un jardín infantil?

El proceso de instalación del establecimiento corresponde realizarlo en la municipalidad y Servicio de Salud correspondiente, donde se solicitarán diferentes documentos que certifiquen que el proyecto inmobiliario, sanitario y comercial cumple con la normativa vigente.

¿Cómo inscribir a un niño a un jardín infantil o sala cuna de la JUNJI?

La Educación Parvularia que entrega el Estado beneficia a niños y niñas desde los 84 días de vida hasta los 4 años 11 meses de edad. Para inscribir a un niño o niña en un establecimiento de la JUNJI, los padres o encargado del párvulo deben presentar los siguientes documentos:

  • Certificado de nacimiento o Libreta de Familia.
  • Carné de Consultorio.
  • Certificado o fotocopia del carné de identidad de la madre menor de 18 años (al momento de la postulación).
  • En el caso que la familia participe en el programa Chile Solidario, presentar Certificado extendido por los Apoyos familiares o comprobante de pago.
  • Otros certificados o documentos sobre situaciones particulares que se requiera que la familia acredite (Certificado del juzgado, estudios, trabajo o búsqueda de trabajo).

En el caso de Postulación a sala cuna se solicita certificado de sueldo para aquellas madres que trabajan en una institución o empresa. Una vez analizado los datos se le informará su resultado. Recuerde que los servicios que entrega la JUNJI son completamente gratuitos, pues son financiados por el Estado de Chile.

¿Quiénes son responsables de autorizar el funcionamiento de los jardines infantiles?

El Estado, a través del Ministerio de Educación, la Junta Nacional de Jardines Infantiles y el Ministerio de Salud, instituciones que otorgan reconocimiento, empadronamiento y autorización, respectivamente, a los establecimientos educativos para atender párvulos: Sin embargo, cualquiera de estos trámites se debe iniciar en la municipalidad respectiva, en donde previamente se debe obtener el permiso de funcionamiento.

¿Cómo funciona el seguro escolar?

El seguro escolar tiene por finalidad extender el Seguro Social contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales (Ley N° 16.744) a la totalidad de los estudiantes que forman parte del nivel de Educación Parvularia, específicamente a aquéllos que asisten a sala cuna y al nivel medio de la educación preescolar. El seguro protege, desde el momento de su matrícula, a todos los alumnos regulares de establecimientos reconocidos por el Estado contra accidentes que los niños o niñas puedan sufrir mientras estudian o en el trayecto de ida o vuelta entre su casa y el establecimiento educacional. Los siguientes son los beneficios que brinda el seguro escolar:

  • Prestaciones médicas gratuitas desde el día del accidente hasta la curación completa o mientras subsistan secuelas. Estas prestaciones consisten en atención médica, quirúrgica y dental en establecimientos externos o a domicilio, hospitalización, medicamentos y productos farmacéuticos, prótesis y aparatos ortopédicos, rehabilitación física y reeducación profesional, gastos de traslado y cualquier otro que sea necesario para el otorgamiento de las prestaciones.
  • Prestaciones pecuniarias que se otorgan por incapacidad y consisten en una pensión mensual que dependerá del porcentaje de pérdida.
  • Educación gratuita en establecimientos comunes o especiales, de acuerdo con la naturaleza de la invalidez y las condiciones residuales de estudio de la víctima. Este derecho se hace efectivo al concurrir la víctima o su representante al Ministerio de Educación, el cual se hace responsable de dar cumplimiento a lo señalado.
  • Cuota mortuoria para la persona o institución que compruebe haberse hecho cargo de los funerales de la víctima.

 

¿Qué es el Sistema Integral de Atención Ciudadana (SIAC)?

Es el sistema que coordina todos los canales de atención en los servicios públicos mediante una gestión con una metodología moderna, procedimientos de derivación expeditos, sistemas de registro, plan de difusión y sistematización de la información para retroalimentar al Servicio, todo ello basado en una perspectiva comunicacional participativa y no discriminatoria entre el Gobierno y la ciudadanía.

Los canales de Atención definidos institucionalmente son: Oficina de Información, Reclamos y Sugerencias – OIRS, buzón presencial, línea telefónica, correo electrónico, página web, correo postal y actividades en terreno.

¿Cuáles son las funciones de los Espacios de Atención?

A partir de las tareas propias de las Oficinas de Información, Reclamos y Sugerencias (OIRS), se desprenden las funciones de los otros canales de atención. Estas son:

a) Informar sobre:
  • Servicios que presta cada repartición.
  • Requisitos para obtener la prestación de algún servicio.
  • Formalidades para el acceso.
  • Plazos para la tramitación de la prestación.
  • Personas responsables de los procedimientos.
  • Documentación y antecedentes que deben acompañar la solicitud.
  • Procedimientos para la tramitación.
  • Ubicación, competencia y horarios del organismo al cual pertenecen o de otras entidades del aparato Gubernamental.
  • Medios (o vías de acceso) por los cuales la ciudadanía puede acceder a información de carácter público (sea a través de la modalidad Transparencia Activa o Pasiva).
  • Mantener un índice actualizado de aquellos documentos y actos que la institución haya clasificado como secretos o reservados en conformidad con la Ley Nº 20.285.
b) Atender a los interesados: Cuando encuentren dificultades en la tramitación de sus asuntos y requieran saber en qué estado de avance se encuentra su solicitud dentro del servicio.

c) Recibir y Estudiar Sugerencias: A fin de mejorar el funcionamiento de la Oficina o la calidad de los servicios que se entregan en la institución.

d) Recibir, responder y/o derivar solicitudes ciudadanas: Para garantizar que los ciudadanos y las ciudadanas puedan presentar sussolicitudes a las autoridades y recibir respuestas correctas y oportunas.

e) Registrar las solicitudes ciudadanas: De manera que se pueda identificar el perfil del usuario o usuaria y categorizar las solicitudes, ofreciendo un servicio focalizado, retroalimentando la gestión de la institución y mejorando los niveles de satisfacción.

f) Realizar Encuestas y Mediciones: Sobre la satisfacción de los usuarios y usuarias respecto de la calidad de la atención y las expectativas de éstos al acercarse al organismo.

g) Establecer coordinación con otros espacios de atención: Tanto con los pertenecientes al propio organismo como con aquellas reparticiones con las que exista relación temática o del destinatario.

h) Difundir la Carta de Compromisos de la Institución: Este documento, elaborado por la Institución, deberá ser difundido en la OIRS u otras instancias de la de atención de público, presenciales o remotas, para consignar los derechos y deberes de los usuarios y usuarias respecto de la institución, los plazos estipulados para cada procedimiento y los mecanismos a través de los cuales éstos se pueden hacer efectivos.

i) Acoger las solicitudes de acceso a Información Pública: En relación al derecho a acceder a la información contenida en actos, resoluciones, actas o expedientes, así como toda información elaborada con presupuesto cualquiera sea el formato o soporte.​

¿Cuál es el objetivo del SIAC?

Contar con espacios de atención ciudadana en los servicios públicos, que faciliten la interacción de éstos y las personas, mediante instrumentos de trabajo institucionales, que respondan a una misma lógica comunicacional y representen una forma de atención propia y distintiva del Gobierno, transparente, participativa y no discriminatoria.

¿Qué espacios de atención me permite utilizar el SIAC?

Como un sistema integral de atención, usted puede utilizar el SIAC de las siguientes maneras: Presencial: Usted puede acudir personalmente a la Oficinas de Informaciones, Reclamos o Sugerencias (OIRS), ubicada en la Dirección Regional correspondiente. Telefónica: Usted será atendido por un profesional al llamar los teléfonos establecidos para este conducto. Papeleta: Usted puede utilizar las papeletas de sugerencias que están disponibles en cada jardín infantil, Direcciones Regionales y Coordinaciones Provinciales. Puede depositarla directamente en el buzón y/o entregarla personalmente. Carta: Usted puede entregarla personalmente, depositarla en los buzones o enviarla por correo postal. Internet: usted puede utilizar el formato para consultas, informaciones, sugerencias o reclamos, que aparece en página web de JUNJI www.junji.cl. Terreno: frecuentemente la JUNJI participa en plazas ciudadanas, a través de sus oficinas móviles, instancia que usted puede aprovechar para canalizar sus inquietudes.

¿Qué puedo hacer en caso de reclamo?

En JUNJI el reclamo de un usuario es siempre acogido. Los reclamos y sugerencias son una oportunidad para conocer más de cerca lo que ocurre y mejorar la gestión. El reclamo debe ser presentado, preferentemente por escrito, a través de una carta o correo electrónico. Es importante que señale todos los antecedentes del caso: nombre del jardín infantil, dirección y motivo del reclamo o denuncia. También debe señalar su nombre, RUT, teléfono y dirección particular, para hacerle llegar una respuesta de la gestión realizada por nuestros supervisores o fiscalizadores. Datos que son tratados privadamente.

 

¿Qué son las Oficinas de Información, Reclamos y Sugerencias OIRS?

Las Oficinas de Información, Reclamos y Sugerencias son servicios de atención presenciales que permiten a las personas vincularse con las diferentes reparticiones públicas para facilitar el ejercicio de sus derechos o el cumplimiento de sus deberes, garantizando la oportunidad de acceso, sin discriminación de ninguna especie. (Decreto Supremo Nº 680 de 1990). Su misión consiste en ser un espacio de atención, en el cual las personas accedan e interactúen con las reparticiones públicas, que garantice su derecho a informarse, sugerir y reclamar, para contribuir a la conformación de un Gobierno moderno y al servicio de los ciudadanos.

¿Cómo atiende la OIRS en JUNJI?

En las OIRS de JUNJI, usted será atendido por profesionales, quienes responderán a sus consultas, acogerán su sugerencia o le orientarán en caso de un reclamo. Para eso usted debe acudir directamente a alguna de las oficinas OIRS ubicadas es las oficinas de JUNJI a lo largo del país.

¿Qué puedo hacer en caso de reclamo?

En JUNJI el reclamo de un usuario es siempre acogido. Los reclamos y sugerencias son una oportunidad para conocer más de cerca lo que ocurre y mejorar la gestión. El reclamo se puede realizar personalmente en las oficinas OIRS del país, donde será atendido por profesionales que lo orientarán. Es importante que señale todos los antecedentes del caso: nombre del jardín infantil, dirección y motivo del reclamo o denuncia. También debe señalar su nombre, RUT, teléfono y dirección particular, para hacerle llegar una respuesta de la gestión realizada por nuestros supervisores o fiscalizadores. Datos que son tratados privadamente.

 

¿Qué se entiende por Educación Parvularia?

Es el primer nivel del sistema educacional chileno. Atiende integralmente a niños y niñas desde su nacimiento hasta su ingreso a la educación básica, sin constituirse como nivel obligatorio.

¿Qué novedades tiene la LGE  respecto a la educación parvularia?

Con la LGE entra en operación  la garantía, por parte del Estado, del acceso gratuito y financiamiento fiscal para el primer y segundo nivel de transición (Pre Kinder y Kinder). Es importante considerar eso si, que no es requisito cursar 2do nivel transición (kínder) para entrar a Primero Básico.

¿Cuál es su objetivo?

La educación parvularia constituye el primer nivel educativo que, colaborando con la familia, favorece en niños y niñas aprendizajes oportunos y pertinentes a sus características, necesidades e intereses, fortaleciendo sus potencialidades para un desarrollo pleno y armónico.

¿Cómo se integra a la familia en esta etapa?

Con relación a las familias y las comunidades, se propone compartir con ellas en forma muy estrecha su misión educativa, para lo cual el MINEDUC ha diseñado una Política de Participación de Padres, Madres y Apoderados, que entiende a la educación como una misión común de la institución educativa y del hogar. Además, se establece en las Bases Curriculares de la Educación Parvularia que la familia es la primera educadora, por lo que la Educación Parvularia debe complementar este rol.

¿Por qué es importante asistir a la educación parvularia?

Porque los primeros años de vida de los niños y niñas son fundamentales para su desarrollo intelectual, pues en este período su cerebro se desarrolla enormemente y miles de células nacen, crecen y se conectan entre sí para ir formando la inteligencia, la personalidad y los comportamientos sociales.

Porque posibilita en los niños y niñas mejores aprendizajes, mayores oportunidades para su vida futura y, además, influye en su rendimiento y permanencia en el sistema escolar. 

Porque permite a las mujeres y jefas de hogar trabajar más tranquilas. 

¿Qué rol juega el Estado?

El Estado reconoce e impulsa la Educación Parvularia a través del Sistema Chile Crece Contigo y el Plan Nacional de Superación de la Pobreza, destinando recursos para la atención integral de niños  y niñas en la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), Fundación Educacional INTEGRA y el Ministerio de Educación (MINEDUC).

¿Quiénes son responsables de autorizar el funcionamiento de los jardines infantiles?

El Estado, a través del Ministerio de Educación, la Junta Nacional de Jardines Infantiles y el Ministerio de Salud, otorgan reconocimiento, empadronamiento y autorización, respectivamente, a las Unidades Educativas para atender párvulos. Los Municipios por su parte, otorgan permisos Municipales para su funcionamiento.

¿Qué niveles existen en Educación Parvularia?

En general, las Escuelas que atienden párvulos, la JUNJI, Fundación Integra y jardines infantiles privados, tienen la siguiente organización de grupos o niveles:
  • Sala Cuna Menor: recibe niños y niñas de entre 85 días y un año de edad.
  • Sala Cuna Mayor: recibe niños y niñas entre 1 y 2 años de edad.
  • Nivel Medio Menor: recibe niños y niñas entre 2 y 3 años de edad.
  • Nivel Medio Mayor: recibe niños y niñas entre 3 y 4 años de edad.
  • Primer Nivel Transición: recibe niñosy niñas de 4 a 5 años de edad
  • Segundo Nivel de Transición: recibe niños y niñas de 5 a 6 años de edad. 
También existen grupos heterogéneos en las salas Cunas y Jardines infantiles, conformados por niños y niñas de distintas edades.

¿Cuál es la edad mínima de ingreso para primer y segundo nivel de transición?
  • Primer Nivel Transición: 4 años cumplidos al 31 de marzo del año escolar correspondiente. 
  • Segundo Nivel de Transición: 5 años cumplidos al 31 de marzo del año escolar correspondiente. 
Sin perjuicio de lo anterior, el director del establecimiento, previo diagnóstico pedagógico y autorización del Departamento Provincial de Educación correspondiente, puede admitir de niños y niñas que cumplan las edades antes señaladas en fechas posteriores, que no excedan al 30 de junio del mismo año.

 

¿Qué es la autorización normativa, ex empadronamiento?

La Autorización Normativa es el acto administrativo en virtud del cual la Junta Nacional de Jardines Infantiles acredita que un establecimiento educacional de primera infancia del ámbito público o privado, cumple con la normativa vigente contenida en la Guía de Funcionamiento para establecimientos de Educación Parvularia.

La Autorización Normativa de la JUNJI remplazará al actual empadronamiento, ampliando su alcance a los jardines infantiles públicos, que en conjunto con los establecimientos privados, deberán cumplir con los requisitos normativos necesarios para su obtención. 

Los establecimientos de educación parvularia administrados directamente y aquellos que funcionan vía transferencia de fondos por la Junta Nacional de Jardines Infantiles, tienen la obligación de someterse a una fiscalización para acceder a la autorización normativa.

Los establecimientos de educación parvularia particular, que requieren autorización de acuerdo a lo establecido en el Artículo 203 del Código del Trabajo, les será obligatorio contar con la autorización normativa.


¿Cuáles son los pasos para optar a la autorización normativa?

I.- Esperar la fiscalización de JUNJI o solicitar a través de las OIRS de las Direcciones Regionales  la fiscalización a su establecimiento  para evaluar obtención de autorización normativa.

II.- Requisitos para obtener Autorización de JUNJI:

1.- El propietario del establecimiento educacional de educación parvularia, sea persona natural o el representante legal y el administrador de la entidad propietaria, debe cumplir con las siguientes normas generales para la obtención de la autorización:

  • No haber sido condenados por crimen o simple delito de aquellos a que se refiere el Título VII del Libro II del Código Penal, y, o la ley N°20.000, que sanciona el tráfico ilícito de estupefacientes y la Ley N° 20.066 que sanciona la violencia intrafamiliar.
  • No encontrarse inhabilitado/a para trabajar con niños y niñas (Registro de Pedófilos). Consultar en http://www.registro civil.cl/.
  • No haber sido condenados a inhabilitación absoluta perpetua para cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad a que se refiere el artículo 39 bis del Código Penal.

*Lo anterior deberá acreditarse mediante certificados al momento de la fiscalización.

2.- Acreditar que el local en el cual funciona el establecimiento, cumple con las normas mínimas de planta física establecidas en la Ley General de Urbanismo y Construcciones, su ordenanza y otras normas legales. Lo anterior deberá acreditarse mediante el certificado de recepción final de obras y planos aprobados por la Dirección de Obras Municipales. 

3.- Disponer de mobiliario y equipamiento mínimo, según las especificaciones contenidas en la norma técnica pertinente.

4.- Contar con un proyecto educativo, que incluya los antecedentes de la institución, la definición de las características del establecimiento; la finalidad educativa expresada en la misión, visión y valores sustentados, y el currículo pedagógico adoptado por el establecimiento.

5.- Reglamento interno que regule las relaciones entre el jardín infantil y los distintos actores de la comunidad educativa, y aplicarlo. Dicho reglamento deberá incorporar políticas de prevención, medidas pedagógicas y protocolos de actuación ante conductas que constituyan falta a la seguridad de los niños y a la buena convivencia, tales como abuso sexual y maltrato infantil.

6.- Contar con estrategias de prevención y protocolos de actuación ante cualquier tipo de situación que constituyan una falta a la seguridad e integridad de los niños y niñas, tales como: estrategias prevención y protocolos en caso de abuso  sexual y maltrato infantil.

7.- Tener el personal idóneo y suficiente de acuerdo a los criterios establecidos por la Junta Nacional de Jardines Infantiles y la legislación vigente. Lo anterior deberá acreditarse mediante el certificado de título del personal al momento de la fiscalización.


¿Qué sucede con la autorización normativa en los establecimientos que tiene empadronamiento de JUNJI?

Los establecimientos educacionales de educación parvularia empadronados a la fecha de la total tramitación de la Resolución Exenta 647 del 22 de octubre de 2014, mantendrán esa condición hasta el 31 de marzo de 2015. Sin embargo, y debido a la modificación del artículo transitorio por la Resolución Exenta 174 del 26 de marzo de 2015, a partir de la fecha señalada, los establecimientos empadronados mantendrán esta calidad, siempre que cumplan las condiciones que le dieron origen.  Por el contrario, si dichos requisitos no son cumplidos, el empadronamiento les será revocado.

Con todo, si producto de la fiscalización realizada por la Junta Nacional de Jardines Infantiles, a través del Departamento de Calidad y Control Normativo, el establecimiento obtiene niveles de cumplimento medio o alto, les será otorgada la autorización normativa mediante resolución exenta. 

En caso de ser revocada la autorización normativa, el establecimiento educacional de educación parvularia sólo podrá volver a solicitar ésta, dando cumplimiento a los requisitos establecidos para su otorgamiento. 


Ver aquí resolución exenta 647 del 22 de octubre de 2014

Ver aquí resolución exenta 174 del 26 de marzo de 2015​ que modifica resolución exenta 647 sobre autorización normativa.


¿Qué es la Guía de Funcionamiento para Establecimientos de Educación Parvularia?

Es un documento que la Junta Nacional de Jardines Infantiles pone a disposición del público y que permite orientar respecto a la implementación y funcionamiento de jardines infantiles tanto públicos como privados, en relación a la normativa vigente. Por lo tanto, sus fundamentos son aplicables a todos los jardines infantiles del ámbito público y privado del país.



 

¿La trabajadora tiene derecho a utilizar la sala cuna cuando se encuentra gozando de feriado o licencia médica?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener sala anexa al establecimiento donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Ahora bien, la Dirección del Trabajo ha señalado en su jurisprudencia administrativa, entre otras, en dictamen 4502/197 de 14.08.92, que el empleador no se encuentra obligado a pagar los gastos de sala cuna durante los períodos en que las trabajadoras que tienen un hijo menor de dos años, hacen uso de feriado o de permiso por enfermedad u otra causa. Es del caso señalar que lo que tuvo en vista el legislador al imponer a las empresas la obligación de tener salas anexas e independientes del local de trabajo, en donde las mujeres puedan dar alimentos a sus hijos menores de dos años, facultando, al mismo tiempo, al empleador para cumplir dicha obligación pagando directamente los gastos de sa la cuna, fue permitir a las trabajadoras disponer de un lugar donde dejar a sus hijos menores mientras concurren a la empresa prestar servicios. De esta forma, la procedencia del beneficio está condicionada a que las trabajadoras concurran y desempeñen efectivamente sus labores. De consiguiente, si la trabajadora no debe presentarse al establecimiento para el cual presta servicio durante el período en que hace uso de licencia médica o por estar con feriado no concurriría el requisito básico enunciado anteriormente, cual es, asistir y realizar efectivamente su trabajo, encontrándose, por tanto, liberado el empleador de cumplir con la obligación en análisis, cualquiera que sea la forma que dicho cumplimiento revista.

¿Puede convenirse el otorgamiento de un bono compensatorio de sala cuna cuando la trabajadora labora en circunstancias muy especiales y no sea posible proporcionar el beneficio?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Esta obligación puede ser cumplida por el empleador si paga los gastos de sala cuna directamente al establecimiento al que la mujer trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años, recayendo sobre el empleador el derecho a designar la sala cuna de entre aquellas que cuenten con la autorización de la Junta Nacional de Jardines Infantiles. Ahora bien, es del caso señalar que la Dirección del Trabajo ha emitido pronunciamientos anteriores que aceptan, atendidas las especiales características de la prestación de servicios, la compensación monetaria del beneficio de sala cuna. En efecto, la referida Dirección en forma muy excepcional ha permitido a las partes celebrar los actos o acuerdos que estimen conveniente facultado a la madre trabajadora que labora en ciertas y determinadas condiciones excepcionales para pactar con su empleador el otorgamiento de un bono compensatorio por un monto que resulte apropiado para financiar el servicio de sala cuna cuando ella no está haciendo uso del beneficio a través de una de las alternativas que la ley ha señalado para proporcionar el beneficio. Así, por ejemplo, se ha señalado que no existe inconveniente jurídico para que en las circunstancias antedichas, se otorgue un bono compensatorio por concepto de sala cuna, tratándose de trabajadoras que laboran en una localidad en que no existe ningún establecimiento que cuente con la autorización de la JUNJI; que se desempeñan en faenas mineras ubicadas en lugares apartados de centros urbanos, quienes viven, durante la duración de éstas, separadas de sus hijos, en los campamentos habilitados por la empresa para tales efectos; o cuando prestan servicios en horarios nocturnos. Atendido lo expuesto anteriormente, la existencia de un bono compensatorio ante situaciones excepcionalísimas como las ya señaladas, requiere necesariamente de un acuerdo entre las partes, de manera tal que la procedencia de dicho bono así como su monto, quedará entregado a lo que las partes puedan convenir. Asimismo, si las partes llegan a un acuerdo como el mencionado, no podría entenderse dicho acuerdo como una renuncia de la trabajadora al beneficio de la sala cuna, pudiendo la trabajadora solicitar el beneficio a su empleador en cualquier momento mientras el menor no haya cumplido los dos años.

Por su parte, como la obligación de otorgar el beneficio de sala cuna recae sobre el empleador, en el evento que la trabajadora no acepte el pago de un bono compensatorio del beneficio de sala cuna, el empleador deberá dar cumplimiento a la obligación establecida en el artículo 203 del Código del Trabajo, a través de alguna de las tres alternativas que establece la norma, esto es: 

  • Creando y manteniendo una sala cuna anexa e independiente de los lugares de trabajo.
  • Construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de la misma área geográfica. 
  • Pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que haya designado el empleador para que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años.

¿Se encuentra el empleador en la obligación de proporcionar el beneficio de sala cuna los días sábado, domingo o festivos o en horario nocturno, si la trabajadora por contrato debe laborar en tales días?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Esta obligación puede ser cumplida por el empleador si paga los gastos de sala cuna directamente al establecimiento al que la mujer trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años, recayendo sobre el empleador el derecho a designar la sala cuna de entre aquellas que cuenten con la autorización de la Junta Nacional de Jardines Infantiles. Ahora bien, la obligación de proporcionar el beneficio recae exclusivamente en el empleador y debe abarcar toda la jornada laboral de la dependiente, toda vez que lo que persigue el legislador al establecer tal derecho es que la mujer trabajadora pueda dejar a su hijo en un lugar mientras trabaja para el empleador, de manera que si por contrato de trabajadora debe laborar en día sábado, domingo e incluso en días festivos, el empleador está obligado a proporcionar sala cuna en dichos días, así como también en horario nocturno si a la trabajadora le corresponde trabajar de noche. Así las cosas, siendo responsabilidad del empleador dar cumplimiento a la norma legal en comento, es él quien debe solucionar el problema de falta de sala cuna en horario nocturnos o en los días sábado, domingo y festivos, pudiendo, por ejemplo, proponer a la trabajadora modificar el contrato de trabajo para que preste servicios en horario y días en que el empleador esté en condiciones de dar el beneficio de sala cuna, pero en ningún caso el problema es de la trabajadora y, por tanto, no es ella quien debe resolverlo sino el empleador.

¿Puede la Dirección del Trabajo eximir a un empleador de su obligación de proporcionar el beneficio de sala cuna?

El beneficio de sala cuna, al igual que todos aquellos derechos establecidos por las leyes laborales son, por aplicación del inciso 2 º del artículo 5º del Código del Trabajo, de carácter irrenunciable, por lo que no resulta jurídicamente procedente que la Dirección del Trabajo exima a un empleador de cumplir con la obligación que le impone el artículo 203 del mismo cuerpo legal. Es del caso señalar que el empleador, en ningún caso se encuentra liberado de otorgar el beneficio de sala cuna, sino que atendido que tiene la opción de escoger la modalidad para cumplir su obligación, si una de esas modalidades se torna imposible, subsistirá la posibilidad de solucionarla de acuerdo a otra, persistiendo, por tanto, la obligación de otorgar el beneficio precisamente en la forma que resulte factible. Así lo ha establecido la Dirección del Trabajo en dictamen O546/034, de 02.02.2004.

¿Cuáles son las formas en que un empleador puede cumplir con la obligación de proporcionar el beneficio de sala cuna?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Ahora bien, el empleador puede dar cumplimiento a la obligación antes señalada a través de tres alternativas: a) creando y manteniendo una sala cuna anexa e independiente de los lugares de trabajo, b) construyendo o habilitando y manteniendo servicios comunes de sala cuna con otros establecimientos de la misma área geográfica, y c) pagando directamente los gastos de sala cuna al establecimiento que haya designado el empleador para que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años. De esta forma, las normas previstas en el artículo 203 del Código del Trabajo, establecen en forma categórica las modalidades específicas para dar cumplimiento a la obligación de proporcionar servicios de sala cuna, de manera que no resulta procedente otorgar el beneficio aludido en términos distintos a los señalados precedentemente.

¿El beneficio de sala cuna se termina cuando la empresa disminuye a menos de 20 las trabajadoras contratadas?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Ahora bien, si la empresa disminuyera la cantidad de trabajadoras contratadas a un número inferior a 20, la Dirección del Trabajo ha señalado en su jurisprudencia administrativa, entre otras, en dictamen 1.087 de 26.02.86, que el hecho de disminuir a menos de 20 el número de trabajadoras que ocupa la empresa extinguiría la obligación de otorgar el beneficio de la sala cuna por cuanto ya el empleador no se encontraría en la situación prevista por la ley. En efecto, el evento de aumentar o disminuir el número de trabajadoras de una empresa es un hecho futuro e incierto del cual depende el nacimiento o extinción de una obligación, esto es, se trata de un deber sujeto a una condición. Lo anterior, es sin perjuicio de que el empleador voluntariamente quiera otorgar el señalado beneficio. Respecto de las trabajadoras que venían haciendo uso del beneficio de sala cuna, éste se mantiene hasta que el hijo cumpla la edad que extingue el beneficio. En efecto, mediante dictamen 1629/0100, de 29.05.2002 la Dirección del Trabajo ha establecido que una empresa se encuentra obligada a mantener el beneficio de sala cuna a la trabajadora que estaba haciendo uso de ella al momento de la disminución a menos de veinte mujeres. No ocurre lo mismo en el caso de las restantes trabajadoras que soliciten el beneficio con posterioridad a la fecha en que la empresa disminuya a menos de 20 mujeres toda vez que, en tal caso, no podrán acceder a él por no cumplirse en su oportunidad el requisito que lo hace procedente, esto es, que en la empresa laboren 20 o más mujeres de cualquier edad y estado civil.

¿Puede el padre disponer del beneficio de sala cuna de su empresa si su cónyuge fallece?

De conformidad con lo establecido en el inciso 9º del artículo 203 del Código del Trabajo, si la madre fallece, el padre trabajador tendrá derecho a sala cuna si este beneficio fuere exigible a su propio empleador por ocupar 20 mujeres o más, siempre que el trabajador no haya sido privado del cuidado personal de su hijo/a por sentencia judicial. Lo anterior, atendido lo dispuesto en la Ley 20.399 de 23.11.2009 que agregó los incisos 8º y 9º del actual artículo 203 del Código del Trabajo.

¿A qué distancia de la empresa debería ubicarse la sala cuna que el empleador tenga a disposición de sus trabajadoras?

En relación a la distancia que debe existir entre la sala cuna y la empresa cuando el empleador ha optado por la modalidad que consiste en el pago directo de los gastos de sala cuna al establecimiento al que la trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años, la ley no ha exigido requisito alguno relativo a la distancia que debe existir entre el lugar de prestación de servicios de la trabajadora y la sala cuna respectiva. No obstante lo señalado precedente, atendido que la ley impone al empleador el pago correspondiente al valor de los pasajes por el transporte empleado para la ida y regreso del menor al respectivo establecimiento y el de los que deba utilizar la madre durante el permiso concedido para alimentar al hijo, así como la ampliación del permiso utilizado por la trabajadora agregando el tiempo necesario para el viaje de ida y vuelta, tales circunstancias deberían ser determinantes para inducir al empleador a designar la sala cuna más cercana a la empresa o establecimiento para evitar el mayor costo del traslado, así como la ausencia prolongada de la trabajadora que hace uso de tal derecho.

¿Puede otro trabajador o trabajadora a quien se le concedió judicialmente el cuidado de un menor de dos años disponer del beneficio de sala cuna en su empresa?

De conformidad con lo establecido en el inciso 8º del artículo 203 del Código del Trabajo, el trabajador o trabajadora a quienes, por sentencia judicial, se les haya confiado el cuidado personal del menor de dos años, tendrán los derechos establecidos en este artículo si estos beneficios fueren exigibles a su propio empleador por ocupar 20 mujeres o más. Lo anterior, atendido lo dispuesto en la Ley 20.399 de 23.11.2009 que agregó los incisos 8º y 9º del actual artículo 203 del Código del Trabajo.

¿Es obligación del empleador pagar la sala cuna que utiliza la trabajadora y que no corresponde a la que él designó?

De conformidad con lo establecido en el artículo 203 del Código del Trabajo, el empleador que ocupa 20 o más trabajadoras de cualquier edad o estado civil, tiene la obligación de tener salas anexas donde las mujeres trabajadoras pueden dar alimento a sus hijos menores de dos años y dejarlos mientras trabajan. Esta obligación puede ser cumplida por el empleador si paga los gastos de sala cuna directamente al establecimiento al que la mujer trabajadora lleve a sus hijos menores de dos años, recayendo sobre el empleador el derecho a designar la sala cuna de entre aquellas que cuenten con la autorización de la Junta Nacional de Jardines Infantiles. Ahora bien, si la trabajadora no lleva a su hijo a la sala cuna designada por el empleador no existirá para éste obligación alguna de pagar el costo de aquella donde la madre trabajadora lleve a su hijo, así como tampoco el costo que implique para la dependiente mantener a su hijo en su propio hogar.

 
​​​​​​